WORK HARD – PLAY HARD

Hoy en día nuestra economía moderna tiene una sola meta: la maximización de las ganancias a través de la optimización del trabajo En su película WORK HARD PLAY HARD la directora Camel Losmann analiza la forma en la que el empleado moderno se van degradando poco a poco y pasa de ser un ser humano a convertirse en una especie de recurso, trabajando continuamente y renunciando cada vez más a su vida privada. Esto se debe a que la delgada línea entre el trabajo y la vida personal está desapareciendo poco a poco, ya que las empresas se están esforzando cada vez más en hacer que sus ofertas de trabajo suenen atractivas y prometedoras para los aspirantes a éstas.

Diversos métodos son usados para este fin, como programas de entrenamiento especializados, diversas formas de motivación y una estricta selección del personal. El éxito de la firma depende de la forma en que trabaje cada uno de sus empleados. La globalización está presionando fuertemente a todas las empresas y si uno quiere sobrevivir en la selva urbana no tiene otra salida que cambiar la mentalidad de los empleados para que su trabajo se convierta en su única y más importante ocupación.

Esta glorificación laboral conlleva promesas de una vida lujosa y placentera si los empleados dan lo máximo de sí y están dispuestos a sacrificar otros aspectos de su vida con tal de maximizar su rendimiento laboral. El fenómeno incluso está provocando la obsolescencia de cargos que algunas vez jugaron un papel indispensable en el mundo empresarial, tales como el de los jefes de área o incluso en algunos casos los gerentes de la empresa misma. El mundo en el cual Carmen Losmann se infiltra tiene su propio idioma y sus propias reglas, y el que quiera entrar en él se tiene que ajustar ya sea a las llamadas “non territorial offices” u oficinas multifuncionales, a trabajar con diversos knowledge-workers, o a dar todo de sí para poder formar parte activa de este avance globalizado, el cual poco a poco se está apoderando de todo el mundo.

En primer lugar esta película muestra una detalla descripción del mundo moderno de oficina, así como de sus ideales, su filosofía y sus metas. Pero también nos recuerda que el temido mundo laboral del futuro ya está aquí, un mundo en el cual el hombre es la fuente principal de recursos, en el cual no existen los horarios fijos ni la asistencia obligatoria, y en el cual las oficinas ya no se ven como oficinas sino como cafés. Un mundo en el cual todo gira alrededor de la imitación de la comodidad hogareña con el propósito de lograr que el empleado se familiarice con su zona de trabajo a un nivel personal, y es esta fusión del área laboral con el área personal la cual nos está carcomiendo en vida. Descrito por los expertos como el Human Resource Management, esta forma laboral se ha vuelto el más importante modelo económico a nivel mundial, y cualquier trabajador que no sea capaz de ajustarse a ella se vuelve obsoleto, así de simple.

Por todas estas razones el llamado burnout es un fenómeno cada vez más común en nuestra sociedad. El término describe el hecho de trabajar más de los limites soportables y sobrepasar la capacidad de uno mismo. WORK HARD PLAY HARD también se centra en este fenómeno, tratando de encontrar las razones de su existencia, llegando a la conclusión de que hoy en día nuestro mercado laboral está basado en una forma de esclavitud moderna, lleno de maquinas y tecnologías digitales que trabajan las 24 horas del día, y las cuales exigen que el hombre haga lo mismo.

»Excelente. Un documental brillante y emocionante«. – Screen Daily.

»Un ataque directo a los individuos. Una proyección frívola y al mismo tiempo aterradora«. – Frankfurter Rundschau.

»El mundo laboral que Carmen Losmann muestra en su película WORK HARD PLAY HARD es aterrador… aterradoramente inteligente«. – Süddeutsche Zeitung.

»Una película que seguramente se ganará el aprecio de cualquier crítico de cine y de cualquier jurado ecuménico. Destinada a volver a poner el mercado cinematográfico nacional en el mapa mundial«. – FAZ

Premios:

Premio Grimme 2014.
Premio FIPRESCI en la DOK 2011 en Leipzig.
Premio del jurado economico DOK 2011 en Leipzig.
Healty Workplaces Award 2011 en Leipzig.
Premio Goldener Schlüssel 2011 en Kassel.

 

Esta página también está disponible en: Deutsch

Weitere Filme: